Trabajar desde la comodidad

mercamaterial.es foto 6

Ser madre soltera y trabajadora es muy complicado, que digo complicado, es lo más difícil que se puede hacer en la vida, sobre todo cuando tienes un par de pequeñajos correteando por la casa, con sus gritos y sus risas, sus trastadas y sus ratos de tranquilidad. A mí como a muchas madres se me partía el alma al tener que separarme de mis pequeños para salir a trabajar fuera de casa, la verdad es que la jornada se me hacia eterna y supongo que a mi madre también por tener que estar toda la mañana con los enanos.

Así que tome una decisión, procuraría estar más tiempo con mis hijos, ya que crecerán pronto y no me quiero perder nada de su crecimiento. No me lo pensé más y propuse a mi jefe trabajar desde casa al menos dos días a la semana, dado que realizo trabajos de oficina podría desempeñarlos desde casa mas cómodamente y sin interferir en el buen rendimiento que tenia hasta ahora.

Busque en www.mercamaterial.es las cositas que me hacían falta, como una silla cómoda y un reposa pies, el resto de los materiales me los proporcionó mi jefe de la oficina, y ya estaba lista para desempeñar mi trabajo desde casa, así los martes y jueves trabajaría desde casa y aunque mi madre siguiera viniendo a estar con los peques, yo también estaría allí, podría madrugar más para empezar antes con el papeleo, aprovechar la hora de la siesta para adelantar trabajo o las noches cuando los peques ya están acostados.

Un verdadero adelanto esto de trabajar desde casa, ya que te permite hacer muchas más cosas y te deja más tiempo para realizar otras tareas, claro sin dejar de lado el trabajo, lo ideal es ponerse unos horarios y cumplirlos a raja tabla como si estuvieras en la oficina, así podrás hacer todas las tareas a tiempo. Criar a dos hijos pequeños es muy complicado, sobre todo cuando no hay un padre que te ayude con la tarea, pero las mujeres somos unas criaturas muy fuertes y salimos de todo lo que nos proponemos, además contando con la inestimable ayuda de las madres ¿Qué puede fallar? Ellas están ahí para todo lo que haga falta, sin preguntas y sin quejas, siempre dispuestas a echar una mano en lo que haga falta, por que quien tiene una madre, tiene un buen tesoro.