El dilema entre comprar repuestos nuevos o usados

desguacesonlineeu

Tener un coche implica realizar una serie de gastos para mantenerlo en buen estado, algunos serán preventivos como los cambios de aceites, filtros, etc. Otros estarán destinados a reparar alguna avería o a remplazos por el normal desgaste que sufre con el paso del tiempo.

Ahora bien, sea para reparar o mantener el coche, hay que adquirir repuestos y es en esto que nos queremos detener para presentar un análisis de lo que implica comprar recambios nuevos o usados. No se lo tome a la ligera, ni compre lo primero que encuentre por la desesperación de tener su vehículo en circulación lo antes posible. La idea es que quede bien por un largo tiempo haciendo una inversión inteligente.

A simple vista, adquirir repuestos nuevos sería la opción favorita, pero ello representa un desembolso significativo, especialmente si se trata de marcas reconocidas o las certificadas por los mismos fabricantes. La otra alternativa menos costosa viene dada por los genéricos, en los cuales se corre el riesgo de que sean de mala calidad.

Cuando se opta por una marca blanca es apropiado precisar el tiempo de garantía que ofrecen los mismos, qué reputación tienen y si realmente se ajustan a las características de nuestro coche. Algunos repuestos genéricos resultan tan buenos o mejores que los que gozan de prestigio, pero otros no, por lo cual, puede verse como una especie de apuesta.

En el caso de las piezas de segunda mano, lo primero que se debe advertir es que para evitar fraudes han de ser adquiridos en establecimientos certificados para tal fin, nada de asumir riesgos en tiendas clandestinas que no ofrezcan facturas ni garantías legales, por muy atractiva que luzca una oferta. A decir verdad, esto aplica para cualquier tipo de mercancía o servicio.

En segundo lugar, busque desguaces o directorios especializados en este tipo de negocios como desguacesonline.eu, en los que cuenten con un amplio inventario, que pueda escoger entre marcas reconocidas o genéricas. Exija en cualquiera de los casos garantía.

Por último, investigue previamente los precios de las piezas nuevas para discernir si realmente vale la pena comprarlo usado. En el caso de ser un recambio que no se consigue nuevo, verifique entonces varios presupuestos de desguaces. No se decante por el más económico sino por el que le ofrezca la mejor relación precio – calidad.

Utilizar un tiempo en este análisis previo le evitará quebraderos de cabeza y un uso racional de sus finanzas.