Disfrutar de una moto ahora en verano

re-cambios

Todavía recuerdo la primera vez que monte en moto, era de un noviete que tenía y la verdad que mucha gracia no me hacía, pero qué no se hace cuando se es joven por amor. Si quería salir con él no me quedaba más remedio que montar en ella es de la manera que nos desplazábamos, al final hasta acabé sacándole el gustillo tanto es así que no dude en decirle a mis padres que me compraran una. Fueron duros de roer pero al final les acabe convenciendo, oye estaba entusiasmada ya que no solo iba al instituto con ella sino que a todos los recados habidos y por haber a los que me mandaba mi madre ya no le ponía ninguna pega, a todo le decía que sí y es que tardaba nada en un periquete estaba el recado hecho y solucionado. Con el paso de los años y aunque me fui a la universidad no me pareció un problema, mi padre se dedicaba al mantenimiento  la sacaba de vez en cuando y no creáis que no, que cuando venía de vacaciones la seguía utilizando casi todos los días.

Evidentemente con el paso del tiempo hemos tenido que hacerle un arreglillo que otro, cambiarle alguna pieza que andaba dando problemas o algún tipo de repuesto que le quería poner yo y que la moto no tenía, por ejemplo un cajón en el que podía guardar lo que quisiera. Al principio claro usábamos piezas originales peo hoy ni lo pienso es que ni me lo planteo. Sigo teniendo la misma moto a muchos os parecerá raro pero es verdad, una moto con bastantes años que me ha dado un resultado extraordinario, en verano la utilizo más que en invierno incluso mi marido también la coge alguna que otra vez, de todas formas me da a mi que ya va llegando  su fin, no me puedo quejar sino todo lo contrario, me han dicho que lo mejor es que me ponga en contacto con http://www.re-cambios.com que parece ser el sitio indicado para realizar la baja de la moto. Igual tengo suerte y también las venden de segunda mano y dejo una y saco otra por poco dinero, desde luego es la mejor opción que contemplo, ya me he acostumbrado a la moto y la verdad que no me gustaría quedarme sin ella, aunque a la vieja la echaré mucho pero que mucho de menos.